Inicio   Instrucciones a los autores   Creditos   Quienes somos  

Volumenes anteriores

Volumen 13 Año 5 07
Menu
Editorial
Clinica de campo
Zootecnia bovina
Academico
Libros
 

La contractura a nivel de tendones

Alma Arianna Lechuga Arana, PMVZ
Abner J. Gutiérrez Chávez, MVZ, MC.
Arturo F. Olguín y Bernal, MVZ, MSc.
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia, UNAM.
Departamento de Producción Animal: Rumiantes

Introducción

La contractura a nivel de tendones, es una alteración del sistema locomotor de bovinos, ovinos y cerdos. Básicamente está dado por la flexión persistente de una o varias articulaciones, debido a la contracción de los tendones flexores y puede estar acompañado de atrofia muscular (figura 1).

 

 
Figura 1
 

Los tendones son los encargados del ensamble del músculo esquelético al hueso y proveen la fortaleza y flexibilidad a las articulaciones. Tienen una capacidad de flexión de 5 a 10% antes de sufrir una lesión. Sin embargo, la contractura de los tendones flexores es frecuente y generalmente se observa en las extremidades anteriores de los terneros, padecimiento que generalmente es congénito. La contractura congénita de los tendones es una condición frecuente en ganado de carne.

Una afección ligera de los tendones puede ser causada por una mala posición del becerro dentro del útero (esto se exacerba en partos gemelares); crecimiento desproporcionados en el último trimestre de la gestación entre la masa muscular y tendones con el esqueleto o por un desbalance nutricional.

 
Figura 2
 

 

Sin embargo, se conoce que pueden existir causas que pueden provocar que la contracción tendinosa sea más severa como la ingestión de sustancias tóxicas (Lupinus caudatus, L. laxiflorus, L. sericeus), efecto hereditario por una mutación espontánea (ganado Hereford y Charolais) o por una infección intrauterina (virus Akabane), cabe señalar que por lo regular, este padecimiento viene acompañado por otras malformaciones congénitas.

Signos

Un signo importante es la flexión de la extremidad a nivel de menudillo y se puede observar que el animal carga el peso sobre el dedo o en los casos más severos, puede permanecer de pie sobre el dorso del menudillo (figuras 1-4)

 
Figura 3
 

 

Diagnóstico

Cuando los tendones están contraídos al momento de nacer es evidente el diagnóstico.

Diagnóstico diferencial

En los becerros en crecimiento, la laminitis es la patología predisponente más frecuente que se traduce en la contractura de los tendones flexores de las extremidades anteriores, aunque a veces se identifican la poliartritis y otras causas.

 
Figura 4
 

 

Tratamiento

Una terapia física es recomendada y generalmente suficiente en los casos congénitos más sencillos. La extensión frecuente del (los) dedo (s) para estimular los tendones poco a poco y la estimulación del ternero para que permanezca de pie sobre las extremidades afectadas para hacer ejercicio, es posible que sea todo el tratamiento recomendado.

En los casos congénitos graves, puede ser necesario un entablillado o enyesado, que resulta una opción en aquellos individuos que al parecer no tienen respuesta a la terapia física, pero que aún son capaces de soportar peso sobre los dedos (figura 5).

 
Figura 5
 

 

 

La aplicación de las tablillas es mediante la sedación del ternero y la colocación de la tablilla hecha de PVC sobre un almohadillado de algodón con el fin de evitar una nueva contractura. Se cambian las tablillas cada 3 a 4 días y los tendones se estiran manualmente para intentar aumentar un grado de extensión cada vez que se aplican las tablillas. Se obliga al animal a permanecer de pie y a que realice ejercicio varias veces al día (figura 6).

 
Figura 6
 

 

En casos donde fracasan las medidas anteriormente señaladas, puede ser útil la tenotomía que consiste en el corte del tendón flexor digital superficial, del flexor digital profundo o de ambos (figura 7). Las férulas serán necesarias durante varias semanas después de la intervención quirúrgica hasta que los tendones seccionados curen, sin embargo el pronóstico resulta desfavorable porque la reparación es tardada (± 8 semanas) por tener pocos capilares, sólo se recupera del 50 al 70% de la fuerza después del daño.

 
Figura 7
 

 

Bibliografía

Anderson DE, St-Jean G, Morin DE, et al. Traumatic flexor tendon injuries in 27 cattle. Vet Surg 1996;25:320-326.

Anderson DE, St-Jean G. Diagnosis and management of tendon disorders in cattle. Vet Clin N Amer Food An Pract, 1996;12:85-116.

Rebhun WC. Enfermedades del ganado vacuno lechero. Zaragoza, Esp. Acribia, 1999.

Verschooten F, De Moor A, Desmet P, Watte R, Gunst O. Surgical treatment of congenital arthrogryposis of the carpal joint, associated with contraction of the flexor tendon in calves. Vet Rec 1969;85:140-171.