Inicio   Instrucciones a los autores   Creditos   Quienes somos  

Volumenes anteriores

Menu
Editorial
Clinica de campo
Zootecnia bovina
Academico
Libros
 

Brucelosis bovina: control, prevención y perspectivas en Tamaulipas.

L. Garry Adams
Texas A&M University
Antonio Cantú Covarrubias
INIFAP-SAGAR-CIRNE Campo Experimental Aldama
Efrén Díaz Aparicio
INIFAP-CENID Microbiología
Francisco Suárez G.
F.M.V.Z. – U.N.A.M.

Introducción
La brucelosis bovina es una enfermedad causada por brucella abortus, que se caracteriza por provocar el aborto en el último tercio de gestación. Por ser una enfermedad donde la bacteria causante se desarrolla en forma intracelular y los antibióticos no llegan a eliminar la bacteria, es por eso que esta enfermedad se dice que no tiene curación ya que el tratamiento para un animal se llevaría un periodo prolongado de tiempo y con un costo muy alto que no garantiza la cura definitiva. El problema de esta enfermedad es que un animal infectado es un diseminador y transmite la enfermedad agravando así la situación en el rancho. Por lo que todo animal infectado (positivo) debe de ser sacrificado independientemente de su condición o valor genético.

En Tamaulipas la brucelosis se incrementó en el periodo de 1989 a 1994, ya que no se contaba con una campaña activa oficial contra esta enfermedad, además de que la mayoría de los productores la desconocían. Fue a partir de estos años cuando los reportes de abortos fueron más frecuentes y en un mayor número de ranchos. En este tiempo existía un pequeño número de productores que realizaban la vacunación con cepa 19 en su ganado y que realizaban pruebas diagnósticas en el total de su hato para detectar animales positivos. Otro punto que favoreció al incremento de la enfermedad a la entidad fue la movilización de ganado de diferentes partes del país de donde se trajeron animales falsos negativos y ganado incubando la enfermedad. Un punto que también ayudó fue que en algunas áreas del estado no se contaba con laboratorios para poder realizar las pruebas diagnósticas, todos estos factores interactuaron para que la brucelosis en Tamaulipas tuviera un incremento en su presencia. Fue a partir de 1995 cuando la campaña nacional de brucelosis y tuberculosis se reactivó iniciándose así un barrido en el Estado que ayudó a concienciar y determinar la situación real a los productores del problema al que nos enfrentábamos. Gracias a la buena participación de los ganaderos fue como se comenzó una batalla para su erradicación y actualmente esta enfermedad ha disminuido a porcentajes muy bajos.

Uno de los puntos importantes dentro del desarrollo del comportamiento de la enfermedad a través de los años son las acciones de prevención y control que se han tomado, donde existen puntos clave como son:

• Técnicas diagnósticas en su detección.
• Programas de vacunación.
• Estrategias de control utilizadas.
• Seguimiento epidemiológico de casos.
• Nuevas vacunas en su control.

Diagnóstico
El diagnóstico de brucelosis en los laboratorios se basa en pruebas convencionales que identifican anticuerpos circulantes en sangre, siendo la prueba de tarjeta una prueba tamiz capaz de detectar una mínima cantidad de sueros falsos negativos, ya que si ésta da negativa ya no se pasa a las pruebas de confirmación como la de rivanol y fijación de complemento.
Prueba de tarjeta
Se basa en la identificación de anticuerpos circulantes los cuales pueden ser de dos tipos, IgM anticuerpo generado por vacunación y anticuerpo IgG1 y IgG2 que se producen por una infección y éstos se mantienen por largos periodos de tiempo.

La prueba de tarjeta conocida como cart test, rosa de bengala tiene la capacidad de detectar anticuerpos circulantes en sangre de un bovino, independientemente de su tipo (IgG o IgM), su sensibilidad es 75-80% y su especificidad es de 80-85%, es por eso que presenta un porcentaje de falsos positivos y falsos negativos. Además, existen reacciones cruzadas con otro tipo de bacterias como salmonelosis y se ha observado que existen también reacciones de aglutinación de positivos cuando se realizan actividades como desparasitación en días muy pegados (2-5 días) a la fecha de diagnóstico, pero esto no está bien demostrado. A pesar de las pocas desventajas que existen en esta prueba diagnóstica se considera como una herramienta de mucha utilidad, ya que es una prueba fácil y rápida.

Prueba de Rivanol
Esta prueba diagnóstica tiene el mismo principio de la prueba de tarjeta, sólo que se le adiciona una sustancia (lactato) rivanol para que precipite los anticuerpos IgM y el sobrenadante de esto contendrá los anticuerpos IgG que serán aglutinados con los antígenos en la prueba, reaccionando sólo aquellos sueros con anticuerpos de infección. Pero como la vacunación en un animal utilizando cepa 19 genera al principio anticuerpos de los dos tipos y los IgG perduran aproximadamente 12 a 18 meses, este animal estará dando reacciones positivas por este periodo en la prueba de tarjeta y a rivanol, pero según el título de anticuerpos y la fecha de muestreo con fecha de vacunación se dará el dictamen. Es aquí donde la prueba de rivanol es importante para detectar animales con anticuerpos de vacunación y no de infección. Cabe mencionar que esto ocurre sólo si el animal fue vacunado con la cepa 19, pero si un animal fue vacunado con RB51 la prueba de rivanol no diferenciará estos anticuerpos por no tener especificidad contra esta cepa y sólo detectará animales con infección al igual que tarjeta.

Prueba de Fijación de Complemento
Esta prueba de diagnóstico es la que presenta mayor sensibilidad 95% y especificidad 70% para el diagnóstico de brucelosis, pero requiere de mucho tiempo y equipo para su realización, por lo que se recomienda como prueba confirmatoria ante resultados dudosos. Este tipo de prueba no tiene la característica de diferenciar anticuerpos vacunales de anticuerpos de infección, y se considera como una prueba de alta seguridad en el diagnóstico ya que sí detecta los animales infectados.

Prueba de Inmunodifusión Radial
Esta prueba es una buena herramienta en el diagnóstico diferencial de anticuerpos vacunales y anticuerpos de infección, ya que presenta una sensibilidad igual a la prueba de fijación de complemento y una mejor especificidad 80% contra 70% y esto es de importancia ya que está detectando con mayor seguridad aquellos animales infectados y vacunados. Esta prueba será de gran utilidad para poder dar seguimiento en aquellos hatos vacunados con cepa 19 detectando reacciones vacunales y así también con RB51 detectando infectados.

Vacunacion
En Tamaulipas de 1989–1993, la campaña no estaba en una etapa activa por lo que la mayoría de los hatos ganaderos (90%) no realizaban la vacunación. La única vacuna que se utilizaba era la cepa 19 de Brucella abortus en dos versiones, dosis única para becerras de 3-6 meses de edad y dosis reducida para animales adultos. Los programas de vacunación no presentaban una estrategia ni criterio definido, sino al contrario existía la creencia de no aplicar la vacunación por afectar los diagnósticos en los laboratorios ya que estos animales vacunados darían reacciones positivas. Si en estos años donde no se utilizaba la vacuna se hubiera tenido un barrido en el estado, tendríamos una buena posición dentro del control de la enfermedad ya que no se tendría el problema de reacciones positivas por vacunación y todos los animales que salieran positivos serían de infección.

En 1990 y 1995 existieron ranchos donde se realizaba la vacunación con cepa 19 pero por falta de conocimiento y asesoría continuaban utilizándola sin antes haber realizado un desecho de animales positivos, dejando animales vacunados (disfrazados) positivos que continuaban transmitiendo y diseminando la enfermedad. Así también existieron ranchos donde en su primer muestreo se detectaron prevalencias medias-altas y en ese momento se realizaba la vacunación (cepa 19) dejando gran cantidad de animales positivos por falsos negativos, animales en incubación que eran vacunados (disfrazados), aminorando el problema de brucelosis, pero sin desaparecer, ya que los abortos seguían y lo peor de todo, que la transmisión de bacterias a otros predios continuaba.

La vacunación es la principal herramienta para el control de la brucelosis, pero por sí misma no es suficiente para llevar completamente este control ya que necesariamente debe de ir acompañada de medidas y estrategias sanitarias como eliminación de reactores positivos, criterios acordes a la prevalencia en la toma de decisión para iniciar la vacunación, tipo de vacuna y seguimiento de los programas que se acuerden.
Las vacunas que se utilizan son elaboradas con bacterias vivas, por ser la brucela una bacteria intracelular facultativa, la inmunidad importante que debe generar no es la presencia de anticuerpos, sino debe de ser la inmunidad medida por células.

Estrategias de control
Durante mucho tiempo la cepa 19, fue la vacuna oficial para el control de la brucelosis bovina, siendo un excelente biológico con alta protección que presentaba la desventaja de causar una respuesta postvacunal de alrededor de 12-18 meses después de aplicada confundiendo el diagnóstico, ya que vacas vacunadas presentaban reacciones positivas a las pruebas diagnósticas oficiales. Siendo este uno de los problemas a los que se enfrentaban los productores ya que en estos años (1990-1995) sólo se realizaba la prueba de tarjeta, y ésta no diferencía anticuerpos vacunales de infección.
Dentro de las estrategias en el control de la brucelosis se deben considerar criterios diferentes dependiendo de la situación real en la que se encuentra el hato o la región:

• Diagnóstico situacional del total del hato incluyendo otras especies explotadas en el rancho (equinos, ovinos etc.).
• Eliminación inmediata de los positivos sin consideraciones independientemente de su estado.

• Dependiendo del resultado de prevalencia en el primer muestreo tomar el criterio de aplicar la vacunación o hasta después del 2 ó 3 muestreos con la finalidad de limpiar completamente (cuando se vacune con cepa 19).

seguimiento epidemilógico
Es importante realizar diagnósticos en el hato una vez por año independientemente de si está o no vacunado, ya que existen zonas de mayor riesgo por prevalencias más altas y existe mayor exposición de bacteria y riesgo de infección. Cuando en un rancho se ha realizado la vacunación con cepa 19 y dentro del hato existe el antecedente de presencia de animales positivos que ya fueron eliminados, y se realiza un muestreo diagnóstico con resultados a rivanol y títulos dudosos, es recomendable continuar muestreando mes a mes esos animales. Estos resultados pueden suceder por efecto de vacuna y existe un efecto llamado respuesta de memoria, cuando un animal continúa en contacto con la bacteria; lo que sucede es que los anticuerpos IgG y IgM continúan manifestándose dando estos resultados aunque el animal siga siendo negativo pero positivo a las pruebas. Cuando en un rancho se presente esta enfermedad o existan animales positivos es de mucha importancia continuar realizando muestreos para poder eliminar el total de los animales reactores, ya que al realizar esto estaremos obteniendo información que nos permitirá evaluar realmente las acciones que se efectúan para el control de la brucelosis.

Nuevas vacunas
Como se mencionó anteriormente, por mucho tiempo la vacuna cepa 19 fue la vacuna oficial en el control de brucelosis, pero su única desventaja es la de manifestar reacciones positivas a las pruebas diagnósticas oficiales hasta en 12-18 meses posteriores a su vacunación. Por lo que se requiere de una vacuna con buena protección pero además que presente bondades de no manifestar reacciones positivas en las pruebas diagnósticas oficiales en periodos cortos de tiempo (1-3 meses).

Fue a partir de 1998 cuando la vacuna RB51 se empezó a utilizar en los programas de control dentro de la campaña oficial. Siendo esta vacuna una cepa de brucela de tipo rugoso a diferencia de la cepa 19 de tipo lisa; esta cepa rugosa crece de una estructura llamada cadena O que es la región de la bacteria que es identificada por los anticuerpos que son detectados en las pruebas oficiales (tarjeta, FC, Rivanol). Esta vacuna es una herramienta muy importante en el control de brucelosis en corto tiempo ya que permite eliminar realmente aquellos animales infectados sin la duda de reacciones vacunales.
A nivel campo y con los animales vacunados se están presentando casos donde animales muestreados dan reacciones positivas posteriores a los 3-5 meses postvacunación con RB51, donde se piensa que la vaca está presentando una reacción de memoria hacia la creación de anticuerpos IgM por efecto de exposición de la bacteria. Se continúa con estos animales con otros muestreos y posterior dan reacción negativa.

Actualmente se están realizando estudios en el Campo Experimental Aldama, para evaluar la efectividad de las vacunas rugosas bajo presiones media-altas de infección con brucella abortus, además de dar seguimiento epidemiológico en el comportamiento de la enfermedad bajo los diferentes eventos que se presentan a nivel bovino-vacuna-bacteria contra diagnóstico.

Se seleccionó un hato de bovinos sin antecedente de vacunación contra brucelosis, con una prevalencia a brucelosis del 10% donde fueron vacunados con dos cepas rugosas (RB51 y RFBK). Se formaron dos lotes y se está dando seguimiento mensual. En el caso de los positivos se les realiza un muestreo para aislamiento bacteriológico. Este estudio dará información necesaria para conocer la protección dada por las vacunas bajo estas presiones de infección, además de información del comportamiento inmunológico inducido por las vacunas, evaluación de las técnicas diagnósticas sobre estas vacunas.

conclusión
Se concluye que la brucelosis es un problema complejo y por su naturaleza es necesario continuar realizando estudios que permitan conocer el comportamiento dentro de los hatos ganaderos así como el comportamiento de las vacunas que actualmente se están utilizando. Por otro lado también es importante seguir investigando las nuevas técnicas diagnósticas que sean capaces de detectar con gran confiabilidad cualquier tipo de reacción ya que existen una serie de factores que influyen en el control de la brucelosis.